30 de mayo de 2016

De vuelta con la sintaxis

Seguimos con el análisis de oraciones. Nos queda el repaso final. Tampoco debemos olvidar que hasta ahora solo hemos analizado oraciones simples, las que tienen un solo verbo, pero que cuando una oración tiene más de un verbo es compuesta. Estas oraciones complejas, según cuál sea la relación entre los dos predicados (verbos), se pueden clasificar en coordinadas o subordinadas.


Para repasar el análisis puedes ir a la página de Velero Digital donde tienes resueltos bastantes análisis. Y no te olvides de los pasos para realizar el análisis sintáctico de oraciones:  
1.Busca el verbo y subráyalo. 
2.Divide en sintagmas la oración y localiza el SN o pronombre que desempeña la función de sujeto. 
3.Identifica la función oracional que desempeña cada sintagma respecto al verbo (CD, CI, CC...), así como la función sintagmática (núcleo, determinante, adyacente, complemento del nombre...) de los elementos que compone cada uno de los sintagmas . 
4.Clasifica la oración desde el punto de vista de la naturaleza del predicado y la modalidad o actitud del hablante.




Otra página que te pueden ayudar:
Atrapa ese sujeto de la Junta de Andalucía.



10 de mayo de 2016

Hablamos del barroco

El siglo XVII comienza con grandes derrotas del Imperio Español, pero pese a la ruina económica y política, nos encontramos con uno de los periodos más ricos en lo que ha literatura se refiere. De hecho, que este periodo, junto con el siglo XVI, se llame el Siglo de Oro no es baladí. 
Ya hemos hablado de los grandes escritores del siglo XVI: Garcilaso de la Vega y Juan de Herrera entre otros, de El Lazarillo de Tormes y de Miguel de Cerventes. El camino iniciado por estos escritores es continuado en el siglo XVII por otros grandes escritores: Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, Lope de Vega y Calderón de la Barca. Tampoco nos olvidaremos de las mujeres escritoras, que aunque escasas, las hay y todavía necesitan ser reivindicadas: Sor Juana Inés de la Cruz y María Zayas y Sotomayor. 
Renacimiento y Barroco no son tan diferentes, de hecho, son una misma cosa, lo que cambia es el tratamiento de los temas. Frente a la sencillez y claridad del Renacimento, nos encontramos con la complicación y la sombra. Un magnífico ejemplo son estos dos poemas de Garcilaso de la Vega y de Luis de Góngora:

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazón y lo refrena;

  y en tanto que el cabello, que en la vena     5
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

  coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado    10
cubra de nieve la hermosa cumbre;

  marchitará la rosa el viento helado.
Todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.
                      
                                  Garcilaso de la Vega
                              
Mientras por competir con tu cabello, 
oro bruñido al sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano 
mira tu blanca frente el lilio bello;
  mientras a cada labio, por cogello.                   5
siguen más ojos que al clavel temprano;
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello:

  goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada            10
oro, lilio, clavel, cristal luciente,

  no sólo en plata o vïola troncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

                                                  Luis de Góngora




Para empezar el tema y como venimos haciendo compararemos las características del Renacimiento y el Barroco en un cuadro. Y luego ya podemos empezar a leer y saber más sobre cómo es la poesía y el teatro durante el siglo XVII. Tengo preparada una antología que amplía los textos del manual y además os dará la posibilidad de leer a María Zayas y Sotomayor. No nos olvidaremos de recordar a Miguel de Cervantes (todavía tenemos pendiente acabar el reportaje), pero debemos tener en cuenta que don Miguel vivió a caballo entre el siglo XVI y XVII y conoció a Lope de Vega -acordáos de que ninguna de las obras de Cervantes se representó y una de las razones es porque ya no se representaba nada que no siguiese la fórmula teatral creada por Lope-.
Pero para entrar en materia, no está de más ver algunas secuencias de El capitán Alatriste, la adaptación cinematográfica de la novela de Arturo Pérez Reverte que recrea la vida y aventuras de un capitán de los Tercios de Flandes a comienzos del siglo XVII.




Para saber más:
Proyecto mujeres del barroco
La mujer en la literatura barroca