22 de febrero de 2009

¿Cómo escribir la reseña de una obra literaria?

Seguro que tienes alguna opinión sobre el último libro que has leído.
Por eso, los profesores de lengua siempre os pedimos escribir resúmenes y valoraciones de las lecturas que mandamos en la clase.
Durante este curso hemos realizado ya una ficha de lectura de El Camino de Miguel Delibes en el primer trimestre. Ahora, al acabar la lectura de Tristán e Iseo tenemos que realizar un trabajo sobre los temas de la novela, algunos de vosotros tenés que escribir la reseña del libro como si fuerais críticos literarios de una revista o un periódico; o por qué no, serlo. La mejor reseña se podrá colgar en el blog para que todos vuestros compañeros puedan leerla.
Para escribir la reseña os podéis guiar por el esquema que encontraréis en este enlace. Para empezar no creo que tengáis que extenderos mucho, con unas 20 líneas mecanografiadas es suficiente y solo deteneros en aquellos aspectos que más os hayan llamado la atención; ante todo, hay que destacar lo positivo de la obra para vosotros.
Este esquema también puede ser útil para comentar una película, un comic, una serie de televisión..., o reseñar otro libro que os hayáis leío, y así poderlo recomendar a vuestros compañeros y amigos.

14 de febrero de 2009

El rey Arturo y el juicio de Iseo



El rey Arturo y los caballeros de la Mesa Redonda Tristán e Iseo llevan un tiempo ocultos en el bosque después de haber sido acusados de deslealtad. El rey Marcos accede a que la reina vuelva a la Corte (a fin de cuentas Tristán la había salvado de morir a monos de los leprosos) y Tristán se compromete a marchar a tierras lejanas para servir al rey de Frisia (capítulo 13). Los caballeros que le habían desacreditado ante los ojos del rey están envalentonados y felices por la marcha de Tristán, pero siguen maquinando como deshacerse de Iseo: ¿ha jurado ella su inocencia y fidelidad al rey Marcos en todo el tiempo que ha estado escondida en el bosque con Tristán? Se prepara un juicio en el que Iseo tiene que jurar su fidelidad al rey Marcos, su marido. Allí acude su primo, el rey Arturo acompañado por sus caballeros.
Llega el rey Arturo con su séquito. Los de la Tabla Redonda vienen con sus escudos nuevos, su caballos bine cuidades, las armas con bellos emplemas y las corazas relucientes. Hacen unas justas delante del Mal Paso. Inspeccionan el terreno por temor de hundirse en el fango. (capítulo 15)
Arturo actúa de juez:
-Reina -dice Arturo-, ¿juráis que nunca Tristán sintió por vos amor deshonesto, sino solo afecto que debía tener por la esposa de su tío?
En su respuesta Iseo juega con el equívoco (Tristan utiliza el disfraz para ocultar su identidad varias veces en la novela, para asistir al juicio se disfraza de mendigo) y demuestra su inocencia ante el rey Marcos y el rey Arturo.
Iseo, la de los cabellos dorados, da las gracias al rey Arturo:
-Señora -le responde el rey-. Mientras yo viva nae osará mencionar vuestro nombre si no es para alabaros. Ruego al rey, vuestro señor, que nunca vuelva a escuchar a los traidores.

Como vemos el Rey Arturo se convierte en un personaje importante en la novela y como sabemos es tema central de las novelas de caballera.
El rey Arturo y sus caballeros con sus brillantes armaduras son símbolos del honor, la lealtad, la valentía y la astucia, convertidos a finales de la Edad Media en valores de la nobleza. La leyenda del rey Arturo tiene sus raíces históricas en el siglo V, en la época de la Caida del Imperio Romano, cuando el rey Arturo consiguió la estabilidad de Britania tras las guerras con normandos y sajones.